¿Cómo prevenir y tratar las humedades?

  • octubre 31, 2018
  • Movil

Ignorar las humedades es lo peor que podemos hacer. Y es que no por ello van a desaparecer. Todo lo contrario. El problema puede agravarse y terminar causando importantes daños a la estructura de la vivienda. Existen motivos muy diversos por los que las humedades pueden aparecer en las paredes de nuestra casa, por lo que es necesario averiguar a qué se deben antes de intentar arregarlas o puede que incluso acabemos empeorando la situación. Además debe saber que si hay que abrir paredes o poner aislante en las paredes, es necesario contactar con un profesional para tratar las humedades.

Existen tres tipos principales de humedades: la humedad penetrante, la humedad ascendente y la que se produce por condensación. Si no estás seguro de qué tipo es la humedad que tienes en casa, deberás comprobar las características de cada una de ellas y averiguar la cantidad de humedad que hay a través de un medidor de humedad electrónico.

Cómo tratar las humedades penetrantes
La humedad penetrante está causada por las filtraciones de agua a través de las paredes en la zona inferior de la pared.. Puede que veas manchas de humedad cuando los vientos fuertes dirijan la lluvia hacia la pared de la vivienda y uque desaparecen cuando el tiempo mejora.

Este tipo de humedades semipermanentes pueden estar provocadas por la fuga en un canalón o por una grieta. Pero si la pared entera muestra signos de humedad, puede significar que los ladrillos viejos han perdido su capacidad impermeable y se han vuelto más porosos, dejando pasar el agua.

Síntomas y remedios
Hay manchas de humedad en el techo alrededor del conducto de la chimenea. En estos casos, debemos sellar la unión entre el conducto y el techo, ya que podría haber grietas y que algunos trozos se desprendieran.
Se ha formado una mancha de humedad o moho en la parte superior de la pared. Esto suele estar relacionado con alguna fuga en las tuberías que van filtrando agua hacia abajo por toda la pared. En este caso, es necesario reparar las tuberías dañadas.
Cuando llueve aparece una mancha en el techo. Si algunas tejas no están en buen estado, el agua se filtra a través del techo, por lo que es necesario sustituirlas.
La cara interior de una pared comunicada con el exterior suele tener humedades permanentes aunque no llueva. Si los ladrillos son muy antiguos, pueden haberse hecho más porosos, permitiendo que el agua penetre a través de la pared. Pon ladrillos nuevo, o aplica una capa aislante y trata la zona con silicona para repeler el agua.
Hay un a mancha de humedad aislada en una pared interior. Las grietas en la pared permiten el paso del agua. En este caso debes reemplazar los ladrillos dañados y llenar los vacíos con mortero.
Hay manchas de humedad alrededor de las ventanas. Parte del cemento podría haberse desprendido y crear una grieta entre la pared y al ventana. Trata de sellar los huecos con un sellador flexible para marcos.
Hay una mancha de humedad en la parte inferior de la ventana. Seguramente exista una ranura en el alfeizar por el exterior de la vivienda. En estos casos, se debe reparar la madera del alfeizar para evitar que el agua llegue a la pared.
Hay signos de podredumbre en la base de una puerta exterior o manchas de humedad en el suelo junto a la puerta. Las puertas exteriores siempre son más resistentes si cuentan con un vierteaguas. Repara las piezas de madera podrida y coloca un vierteaguas si es necesario.
Cómo tratar las humedades ascendentes
La humedad capilar suele limitarse a la parte inferior de las paredes hasta alcanzar una altura de aproximadamente un metro. Si tiene una casa nueva, estará protegida por una capa de aislamiento con paredes de 15 cm por encima del suelo y otra colocada debajo de los suelos de cemento. Pero si existe un hueco o una brecha en la barrera a prueba de humedad, el agua del suelo puede terminar penetrando en la estructura de la casa. Lo cual puede estar causado porque la membrana de plástico que se encuentra debajo del suelo se ha roto.

Si vives en una casa antigua, construida sin una barrera a prueba de humedad, es posible que sufras humedad ascendente. Un problema que suele ser más grave en las ciudades de clima húmedo ya que nunca terminan de secarse del todo. En estos casos, puede que tengas que recurrir a un profesional para averiguar dónde se encuentra el problema y tratar las humedades.

Síntomas y remedios
La humedad ha ascendido aproximadamente un metro por la pared. Si tu casa es antigua, lo más normal es que no haya una capa aislante para el agua y que parte de la pared esté dañada. En estos casos, la mejor opción es contratar un manitas para tratar las humedades y arreglar la pared.
Hay manchas de humedad en el cemento del suelo. Si la casa no tiene una capa aislante para el agua, es poco probable que haya una capa impermeable en el suelo. Con lo cual el pavimento puede sufrir daños. Para solucionar el problema, deberás pintar el suelo con dos capas de impermeabilizante de látex.
La humedad está entrando por la pared exterior. La capa aislante debe ser de 15 cm por encima del suelo. De lo contrario, el agua puede entrar por encima de la capa hidrófuga y penetrar en al pared. Para evitarlo, puedes cavar una zanja de unos 15 cm de ancho entre la pared y el suelo exterior y llenarlo con grava para mejorar el drenaje.
La humedad se ha extendido desde el zócalo donde la tierra se ha acumulado contra la pared exterior. Esto puede terminar deteriorando el cortahumedades y dejar que el agua se vaya filtrando. Tendrás que quitar la tierra y dejar que la pared se seque.
Cómo tratar las humedades por condensación
El calor generado en el interior de la vivienda hace que la humedad se evapore. Si siempre tienes las ventanas y las puertas abiertas, el aire cargado de agua será reemplazado sin problemas por aire fresco. Pero si el aire húmedo entra en contacto con una superficie fría, se condensa, depositando gotas de agua. En los climas fríos, la temperatura de las paredes exteriores y de las ventanas es más baja que la del aire del interior. Esto hace que la humedad se condense y corra por los cristales hacia el yeso.

Si tienes una casa nueva que se encuentra en buen estado, las humedades casi siempre tienen que ver con la condensación. Para evitarlo, puedes mejorar la ventilación y poner doble acristalamiento y aislamiento en la superficie interna de las paredes, de manera que las ventanas no estén tan frías.

Síntomas y remedios
Charcos de agua que se forman en la parte inferior de las ventanas o condensación en los cristales. Las ventanas se enfrían más rápidamente que otras partes de la estancia porque son más delgadas que las paredes. Esto quiere decir que la condensación primero aparecerá en los cristales. Si mejorar la ventilación no ayuda a solucionar el problema, la mejor opción es colocar doble acristalamiento en las ventanas.
Hay condensación general en alguna habitación en invierno. Esto puede suceder si en al habitación hace demasiado frío y el aire no es capaz de absorber la humedad. Sube la calefacción para que el aire pueda absorber más humedad y aumenta la ventilación para que el aire húmero pueda salir.
Hay humedad o moho en la parte superior de las paredes y techos. esto suele estar relacionado con la falta de aislamiento de la parte alta de la casa. Para remediarlo, tendrás que colocar aislamiento. Una buena opción es aplicar pintura antihongos para evitar la aparición de moho.
Hay humedad alrededor del conducto de una chimenea bien sellada. Siempre es importante ventilar bien una chimenea bien sellada para que el aire pueda circular por el interior. De lo contrario, cualquier humedad se condensará y puede deteriorar el ladrillo. Además, te recomendamos que apliques dos capas de pintura impermeabilizante.
Hay manchas de humedad en la pared o en el techo a lo largo de la línea de las tuberías. En las zonas donde hay tuberías de agua fría se puede producir condensación. intenta aislar las tuberías para evitarlo.
Ha aparecido moho en las maderas del techo. Si no hay buena ventilación para que el aire pueda circular por el techo, puede formarse condensación y con el tiempo causar problemas de humedad y moho. Para remediarlo, limpia las rejillas de ventilación en el caso de que estén bloqueadas. Y si no hay ventilación, colócalos en el techo.
Como puedes ver hay algunos métodos sencillos para tratar las humedades que puedes hacer tú mismo. Pero todo depende de cuál sea la causa del problema. En cualquier caso, siempre es recomendable acudir a un manitas que pueda averiguar a qué se debe la humedad y darte una solución adecuada para ello. Para ello solamente tienes que encargar tu tarea para arreglar humedades en nuestra web. Pide presupuesto a nuestros profesionales y quédate con el que más te convenga. De esta forma, podrás ahorrarte mucho dinero y tener a un profesional en casa mañana mismo.




No hay comentarios


Puedes dejar el primero : )



Deja un comentario