Nunca más volveré a confiar en un político de Izquierda

Los ideales políticos de izquierda han impulsado muchísimos sistemas de gobierno alrededor del mundo, cada uno tomando las características económicas o culturales de su país y basándola en una doctrina la cual tiene causas nobles, más aun no deja de ser un sistema político contradictorio y que termina tornándose contraproducente para cualquier nación la cual esté en una búsqueda de progreso.

Numerosos políticos también ha querido suavizar sus campañas y encaminarlas por estos ideales y han terminado en un rotundo fracaso social, económico y cultural.

La economía de una nación dará a conocer tanto la calidad de poblador como la capacidad del mismo a adaptarse a tan influentes cambios. Los movimientos políticos derivados de los ideales de izquierda han generado expectativas de gobiernos más evocados en el populismo y terminado creando sistemas de gobiernos insustentables a la larga; dando al inicio pensar al común ciudadano que un cambio se puede ejecutar sin consecuencias directas al desarrollo de la vida y la economía.

Los ejemplos más comunes han sido el deterioro que se ha sufrido en el país de Latinoamérica, Venezuela, el cual siendo un país petrolero se ha visto sumergido en diversas consecuencias de manejo político-económico de los líderes del mismo. Adiestrando a un foco poblacional a un estilo de vida el cual se sustenta en la esperanza de vida por parte de ayudas sociales.

Gracias a esto, podemos atestiguar que los ideales de izquierda teniendo finalidades idóneas para cualquier sector de la población se ven muy manipulados y frágiles debido a la centralización de poder que ejerce en cada aspecto político.

El impulso económico depende de un trabajo en conjunto con el sector público y privado, no dejando todo en manos de solo una entidad. La decisión de creer un discurso político de izquierda no va derivado a si la doctrina es o no idónea, es que el medio de impulso y el hombre que la profesa muy probablemente se desvíe de una realidad y se vea manipulado por las ansias de poder y su permanencia en el mismo.