Nunca más veré ‘Cuéntame cómo pasó’ y ya la cancelan

Ya no recuerdo ni el número de temporadas que ‘Cuéntame cómo pasó’ lleva emitiéndose los jueves en la 1 de Televisión Española. Son muchos años de serie, donde hemos visto crecer a los personajes que en su día fueron niños, como Carlos, Luis, Josete y Karina.

Antonio Alcántara y Mercedes Fernández se han convertido en parte de la familia de los españoles, toda vez que se colaban en las televisiones de los hogares del país con una regularidad absoluta. La empatía del espectador con los conflictos en los que el matrimonio se veía envueltos era máxima.

Pero basta con informarse acerca de las prácticas de la productora Ganga, que se encarga de realizar la serie, para preguntarse si las cifras de dinero que mueven se corresponden con el nivel de calidad del producto audiovisual que venden, que, no olvidemos, pagan todos los españoles.

La querella en la Audiencia Nacional por delito fiscal que los dos actores protagonistas de ‘Cuéntame cómo pasó’, Imanol Arias y Ana Duato, se han encargado de recoger esta misma semana, ahonda un poco más en la delicada situación en la que los Alcántara han quedado. Ya la imagen de la serie se había visto resentida con el hecho de que Imanol Arias, quien venía cobrando una auténtica fortuna por cada capítulo que se emitía en la televisión pública, apareciera en los Papeles de Panamá como presunto evasor de impuestos en España.

Nunca más veré ‘Cuéntame cómo pasó’. Y aunque influyan todos estos problemas exógenos al comportamiento de la serie, la culpa de este desencuentro la tiene la propia agonía de la que goza la serie. En esta última temporada, los fallos en el guión son constantes, con personajes que cambian su destino de forma repentina, con elipsis temporales que no permiten que un personaje se desplace de un lugar a otro y con interpretaciones poco realistas. Los mejores días de esta serie pasaron, ahora es el turno de que los juzgados y no los críticos del audiovisual examinen el funcionamiento de los Alcántara.