Nunca más me fiaré de los medios de comunicación andaluces

Los medios de comunicación de Andalucía, como los del resto del Estado en realidad, se encuentran inmersos en una vorágine de manipulación considerable. Es la vuelta a la antigua prensa oficial, por lo que la voz independiente y crítica de los medios ha desaparecido y ha dejado paso a la línea editorial que marcan las empresas, los conglomerados o los partidos políticos.

El caso de los informativos de Canal Sur Televisión es curioso. Si se está atento a cómo van desarrollándose las informaciones, podrá comprobarse cómo la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, aparece en varias ocasiones opinando sobre diferentes temas durante el transcurso de noticiario. Es una especie de apartado del gabinete de comunicación del PSOE y la Junta que se encarga de la parcela audiovisual. Cuando Susana Díaz ya salido en una o dos ocasiones en el telediario con motivo de los actos del día que forman parte de su agenda, y parece que vendrán otras noticias que nada tengan que ver con ella, Canal Sur se las ingenia de tal manera que Susana Díaz vuelve a entrar en otras noticias que tal vez están relacionadas con Podemos, Izquierda Unida o el Partido Popular.

El Grupo Joly es otro de los bastiones de la Junta de Andalucía, llegando a producirse incluso el trasvase de periodistas que escribían para el medio hacia la propia Junta. Las noticias se confunden con la publicidad y la propaganda, ya que la Junta deja dinero en algunas secciones y quiere recibir buen trato como contraprestación. Las editoriales de los periódicos de Joly y las informaciones de la sección de Andalucía tienen un sesgo extremo.

Nunca más me fiaré de los medios de comunicación andaluces. Los periódicos gratuitos Viva y el canal televisivo Onda Luz, pertenecientes a Andalucía Información, también tienen como premisa apuntar contra el avance de Podemos y defender la hegemonía del Partido Popular y el PSOE.