Nunca más beberé un vaso de agua

Si, en efecto nunca más beberé un vaso de agua, y menos  si es que lo he dejado en mi mesa de noche, hasta el amanecer, aunque esto de beber un vaso de agua al despertar, sea lo más recomendado para empezar el día hidratados y con una carga de vida extra, para soportar el vaivén del día completo, puede tener sus complicaciones.

vasoPero en sí, depositar agua en un vaso y dejarlo toda la noche en la mesita, puede ser totalmente perjudicial, para la salud, ya que el agua de ese vaso tan transparente, creerá miles de microorganismos mientras tú duermes.

Y esos microorganismos no son precisamente buenos para la salud, son como todo microorganismo bacterias y en el mejor de los casos, bichos que se van directamente a tu esófago, estómago y colon, produciendo ciertos malestares, por que aunado a la presencia de estos organismos unicelulares, también se crea una ligera condensación de dióxido de carbono, y se deposita de igual manera en ese vaso, el polvo del medio ambiente, aunque mantengamos limpia nuestra recamara, hay polvo, el movimiento de ropa de cama, de cortinas, de alfombras, etcétera.

Esta agua, cambiara en un ligero sabor, no tan fresco, como si recién la hubiésemos servido a ese vaso, y quizá no lo notemos, pero si cambiara un poco su sabor, y beberemos entonces un jolgorio de bacterias y gérmenes.

Es indispensable que si deseamos beber un vaso de agua, al despertarnos, lo sirvamos inmediatamente después de despertar, y no correr el riesgo de ese vaso que aparentemente pasa tan indefenso por nuestra vida.

Si tenemos contemplado desechar la idea del vaso y ponernos en la mesita una botella de plástico, pues sería una buena idea, si esta no corriera con la suerte de posarse mucho tiempo a los rayos del sol, ya que los químicos con los que está hecha la botella empezaran su transformación a mas toxinas y mezcladas con el agua no serán una buena combinación y de todos modos nos llevaremos al estómago un verdadero coctel mortal a la larga.