La Sexta Noche

La Sexta noche se ha convertido en uno de esos espacios televisivos que han caído en la más absoluta de las redundancias. Cada vez que un espectador sintonice este programa que se emite en la noche de los sábados, entrará en una especie de día de la marmota donde todo se repite.

Pase lo que pase, en el programa tendrán sus asientos asegurados el director de La Razón, Francisco Marhuenda, y el director de OkDiario, Eduardo Inda. Ambos camparán a sus anchas por el debate, toda vez que el moderador, Iñaki López, les permite las interrupciones y las informaciones sin contrastar.

El poder de seducción del formato es mínimo, ya que, antes de que los tertulianos abran la boca para opinar sobre un tema, sabremos lo que cada uno va a decir punto por punto. Es un programa previsible y maniqueo, sin contrastes y sin grises, donde la mediocridad intelectual de la sociedad española actual queda de manifiesta.

Nunca más veré La Sexta Noche. La forma de abordar la política es, cuando menos, preocupante. Se ha hecho un verdadero circo mediático acerca de cómo nuestro país debe organizarse. Las relaciones y rivalidades entre los diferentes partidos políticos son presentadas como en una especie de telenovela o culebrón venezolano. Lo de “venezolano”, nunca mejor dicho, pues Venezuela es una palabra que jamás falta en la boca de algunos tertulianos, llegando a ocupar el país latinoamericano más importancia en el debate que el propio Estado español.

Aunque, por supuesto, hay algunas excepciones en el programa que lo salvan de la mediocridad (por ejemplo, las intervenciones de Ignacio Escolar, Jesús Maraña o Javier Aroca), el propio formato del programa y la búsqueda del morbo más pueril, potenciada por el presentador, acaban por propiciar que todo cuanto se diga forme parte de un lodazal fangoso y molesto. Las constantes interrupciones, el barullo de las diferentes voces que se contestan y anulan y la incapacidad de los tertulianos para desarrollar una idea sin ser incordiados son otras de las señas de identidad de La Sexta Noche.