la cultura de Estados Unidos

A menudo, solemos hablar con ligereza de lo absolutamente ridículo o lastimosa que es la cultura de los ciudadanos de los Estados Unidos de América. Y tal vez tengamos nuestra cuota de razón, ya que en torno a la mitad de estadounidenses creen que fue un dios quien creó el mundo en apenas una semana y que Adán y Eva existieron hace unos diez mil años, por no citar la expandida creencia de que Hitler fue derrotado por el buen hacer de EE.UU. mientras que la Unión Soviética apenas tuvo que ver en lo ocurrido.

Pero generalizar acerca de la incultura de los norteamericanos o acerca de su incompetencia para crear productos de alto valor cultural sería una gran estupidez y una enorme injusticia.

A los Estados Unidos hay que recriminarles tantísimo dolor expandido por el mundo, tantísimos asesinatos impunes, tantas guerras, tantas desigualdades, tanta pobreza, tanta sanidad y educación que no podrán disfrutar los ciudadanos con menos suerte en el apartado económico.

Pero nunca más me quejaré de la cultura de Estados Unidos, un país que nos ha dado a escritores como Francis Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway, Truman Capote, Raymond Chandler, Arthur Miller, Henry James, John Steinbeck, Henry Miller, Edith Wharton o Theodore Dreiser, por citar algunos.

Un país que nos dio el jazz y el swing, que nos dio a Benny Goodman, Artie Shaw, Count Basie, Louis Armstrong, Harry James o Fats Waller. Un país que nos dio el rock, el blues o el soul, que nos dio a Willie Dixon, Elmore James, Muddy Waters, Bo Diddley, Billie Holliday, Etta James, Aretha Franklin o Mahalia Jackson.

Un país que nos trajo a cineastas como John Ford, Howard Hawks, Martin Scorsese, Woody Allen, Francis Ford Coppola, Alfred Hitchcock, Clint Eastwood, Orson Welles o Billy Wilder. Un país que hoy en día contribuye a que los jóvenes españoles estén más formados intelectualmente, merced a que huyan de la programación de los canales estatales para refugiarse en series norteamericanas como ‘The Sopranos’, ‘The Wire’, ‘House of Cards’ o ‘Breaking Bad’.