dudar de Axl Rose

La forma de cantar del histórico vocalista de AC/DC, Brian Johnson, es más que peculiar. La voz parece salirle de las entrañas, quedando en el aire un sonido agudo, chirriante, nasal y, sin embargo, agradable. Ha sido muy grande la decepción entre los seguidores de la banda de rock duro australiana cuando se han enterado de que Johnson no podría estar en la gira que AC/DC darían por Europa en este 2016.

Ha sido el que fuera vocalista de Guns n roses, Axl Rose, el elegido para llevar a cabo tan exigente sustitución. El reto que Rose tiene por delante es apasionante, pero arriesgado. Los fans del grupo asocian el nombre de AC/DC a la voz de Brian Johnson, aquejado ahora de unos problemas auditivos que le impiden acompañar a Angus Young en el escenario.

Aunque no hay que olvidar que fue Bon Scott el primer cantante de la banda y el que sentó las bases de AC/DC tal y como hoy los conocemos. Suyos fueron trabajas de una altísima calidad, como ‘High Voltage’. Esto nos hace darnos cuenta de que nadie es imprescindible y de que todo, tal vez, se trata de una cuestión de hábito.

Bon Scott impuso un cierto estilo a la hora de cantar, que fue seguido en parte por Johnson, aunque este último radicalizó lo agudo de esa especie de gruñido característico mediante la cual ya Scott cantaba. Axl Rose es un cantante con una tesitura de voz más cercana al Heavy-Rock de siempre, al más clásico, y no tan electrizante y heterodoxa como la de Johnson.

Sin embargo, hay que reconocer que Axl Rose ha estado a la altura de las circunstancias tanto en su concierto en Lisboa como en su concierto en Sevilla. Podemos decir que Axl Rose ha modificado un poco su forma de cantar, que sigue siendo la de siempre pero con una cierta tendencia a imitar a Johnson. Así, los fans de la banda están sufriendo mucho menos el trauma de escuchar a su grupo predilecto con otro cantante. La voz de Rose suena familiar, suena agradable y suena a AC/DC. Nunca más volveré a dudar de Axl Rose, su buen trabajo con AC/DC ya forma parte de la historia del rock, a pesar de tener que cantar con una pierna escayolada y en silla de ruedas.